El aprovechamiento de los animales domésticos llega a su máxima y más extendida representación en la cría, sacrificio y posterior elaboración de productos del cerdo en una ceremonia anual que adquiere aires festivos, como es la matanza doméstica. La cultura del cerdo de larga tradición chacinera ha conocido reconocida fama a localidades cercanas como La Alberca, con exquisitos embutidos y jamones y ha propiciado una variada gastronomía basada en estos productos.

Determinados guisos y productos van unidos a determinados ciclos (vital, laboral o festivo). De este modo, se establecen diseños alimentarios a lo largo del año que incluyen platos como el calderillo bejarano, el cocido de Tamames, patatas al caldero, orejas en salmuera, asados de ternera, cordero, cabrito o ensaladas de limones, zorongollo y pamplina.

Todo ello se complementa con una atractiva repostería que elaborada de forma artesanal cobra gran protagonismo en las fiestas, con productos como, obleas, bizcochos, mantecados, perronillas, buñuelos, floretas, etc…

Las distintas festividades del ciclo anual reflejan, dentro de la gastronomía, el apartado más creativo. La llegada de Pascua de Resurrección con la presencia de la carne tras la cuaresma muestra su presencia en las meriendas campestres con el hornazo, rosca o pan guarnecido con huevos y embutido que es el producto gastronómico emblemático de estas comarcas en tales fechas.

En la actualidad, la dieta diaria basada en productos y cultivos autóctonos ha creado una cocina estacional, revitalizada por profesionales que han sabido adaptar las recetas tradicionales a nuevos diseños gastronómicos y que se ofrecen en los distintos establecimientos serranos, como es el Restaurante Abadía de San Martín.

©2008 Abadía de San Martín (San Martín del Castañar - Salamanca)

Validación W3C XHTML Validación W3C CSS